Capilla de La Soledad

Capilla de La Soledad

La capilla se encuentra ubicada en el lado Norte de la iglesia parroquial de San Pedro Apóstol, en la localidad de Cornago. Es de planta cuadrada, cubierta por cúpula sobre tambor y pechinas, con cuatro medios puntos y sus correspondientes lienzos de muro inferiores. Se ilumina la capilla a través de la luz procedente del cupulín o linterna, y se accede a la misma por una puerta abovedada en medio punto, desde el interior de la iglesia, en el lado del Evangelio.

Se construyó en el mismo lugar que antes ocupaba otra capilla, durante el momento de máximo esplendor alcanzado por la Cofradía de la Santa Vera Cruz, a principios del siglo XVIII. Las obras se iniciaron en el año 1711 bajo la dirección de los maestros albañiles José Vidorreta y Pedro de Arriaga. La provisión de fondos y la necesidad de poseer una capilla propia, estimularon el ritmo de las obras, puesto que en el mes de septiembre de 1708, cuando fue traída la imagen de la Virgen, se celebró la inauguración y bendición de dicha capilla. Consta que se dio un ágape a los oficiales cuando se concluyeron las obras.

La imagen de la Virgen es de 1708, de autor desconocido y el retablo fecha entre los años 1720  y 1722. Las trazas son de Francisco Martínez del Villar y realizado por los maestros imagineros Juan Félix de Camporredondo y Juan Bautista Vaquedano por un importe total de 9.000 reales. Hubo un primer retablo de estilo clasicista que constaba de banco, cuerpo central y ático, el cual fue trasladado al interior del templo parroquial en 1773.

La pintura mural con representación iconográfica, se desarrolla en la cúpula, pechinas y paredes laterales de la puerta de acceso a la capilla. El resto de la capilla se decora con pinturas sobre lienzo y pinturas al temple, estas últimas con imitaciones de arquitecturas, mármoles, jaspes, guirnaldas, cintas, lazos, acantos entrelazados…

La gran parte de pintura mural, se desarrolla en el interior de la cúpula y en las pechinas. En la cúpula iluminada cenitalmente por el cupulín, se desarrollan en espiral unas arquitecturas, ensambladas entre sí que se recrean diferentes ambientes, todos ellos coronados por un cielo abierto en el que revolotean ángeles músicos y querubines entre un mar de nubes, que descienden para acompañar a la figura de Cristo Resucitado, que majestuosamente se eleva portando el lábaro y hondeando su túnica púrpura. En los interiores de las arquitecturas citadas, se representan; la Cena con los Discípulos de Emaus y la Aparición a Santa María Magdalena.

En las pechinas se representan los cuatro evangelistas; San Mateo, San Marcos, San Lucas y San Juan.

En el año 1740, consta que se mandaron pintar los grandes lienzos que ocupan los medios puntos y paramentos entre los que se encuentran la representación de la Pasión: El Descendimiento, La Última Cena y El Prendimiento de Cristo (en los medios puntos), y La Crucifixión, El camino al Calvario, Jesús sentenciado a muerte y la Adoración del cordero místico (en los paramentos).

En 1834 se tuvo que rehacer toda la cúpula ya que esta presentaba un estado ruinoso. En el año 1884, se instaló la puerta y la verja de acceso a la capilla desde el interior del templo.

En 1962, se sustituyó todo el suelo original de la capilla de alabastro y pizarra de las canteras de Quel, por terrazo, ya que el anterior estaba muy deteriorado. En las gradas del presbiterio de la capilla, quedan escalones con el alabastro y la pizarra original.

En el año 1986 se retejó todo el conjunto de tejados del templo incluido al de la nueva capilla, realizándose un cupulín de nueva factura. Obra y diseño del arquitecto Gerardo Cuadra.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>